Cuenca Capital


Nido de pájaros, como bien la definió Pío Baroja. Así la ciudad antigua de Cuenca se encuentra enclavada en un estrecho pasillo labrado por antojo de las aguas de los ríos Júcar y Huécar. Con desniveles de más de 100 metros, la cota máxima se halla en el Alto del Castillo, que corona imponente la ciudad vigilando todos sus movimientos como ya lo hacía en la Edad Media para prevenir ataques. De entonces vienen los comienzos de la localidad, su estructura claramente defensiva aprovecha la erosión de la caliza para conseguir una ciudad fuertemente custodiada por la madre naturaleza. Con El Castillo en la cumbre, las hoces rodeándola y una gran muralla en la zona baja hacían de Cuenca una ciudad prácticamente blindada a toda invasión.

Según el eslogan de Cuenca, “Naturaleza y Cultura” son sus principales atractivos. Cuenca se aferra a la roca como sabiendo que su futuro turístico depende de ella. A diferencia de otras ciudades Patrimonio esta atrae por su esencia rústica de arquitectura irregular y naturaleza abrupta, con pocos monumentos que destaquen por su riqueza arquitectónica o artística pero con un gran conjunto histórico-natural sin igual.

Cuenca

 title=
1. Casas Colgadas
 title=
2. Catedral
 title=
3. Nevada
 title=
4. Subida Plaza Mayor
 title=
5. Torre de Mangana
 title=
6. Puente San Pablo
 title=
7. Plaza Mayor
 title=
8. Fiesta de San Mateo
 title=
9. Fiesta de San Mateo
 title=
10. Semana Santa
 title=
11. Semana Santa
 title=
12. Procesión de las Turbas