Visitar Cuenca al detalle. Estancias largas.

Cuando ya disponemos de varios días para visitar Cuenca podemos profundizar en el Casco Antiguo conociendo su parte baja. Esta es una parte extensa cuyo mayor atractivo histórico son pequeñas iglesias como la de San Felipe Neri, El Salvador o San Andrés. Otros puntos turísticos referentes son los rascacielos del Barrio de San Martín o la Torre de San Gil. Además se complementa la oferta museística conquense con la Iglesia de La Santa Cruz (destinada a los artistas noveles) y el Museo de la Semana Santa.

Rascacielos del Barrio de San Martín

 title=
1.
 title=
2.
 title=
3.
 title=
4.

Rascacielos del Barrio de San Martín y Calle Alfonso VIII: Una de las maravillas arquitectónicas de la capital conquense. Situada su entrada por la Calle Alfonso VIII, las coloridas viviendas juegan con los desniveles de los desfiladeros de la Hoz del Huécar, de esta manera, lo que por delante son edificios de 3 ó 4 plantas por detrás llegan hasta diez las alturas

San Felipe Neri

 title=
1.
 title=
2.
 title=
3.
 title=
4.

San Felipe Neri: A media altura de la calle Alfonso VIII se encontrarán con este templo renacentista de planta poligonal y característicos tejados de baldosa azul. Construida en 1739 su insípida decoración exterior contrasta con la riqueza que encierra de estilo rococó. Uno de los Santos más venerados de la ciudad se encuentra en esta iglesia.

Iglesia de El Salvador

 title=
1.
 title=
2.
 title=
3.
 title=
4.

Iglesia de El Salvador: Situada en la parte baja del Casco Antiguo de Cuenca esta iglesia de una sola nave y planta neogótica destaca por su esbelta torre campanario. El interior está decorado por varias capillas de estilo baroco las cuales albergan algunas de las mejores imágenes de la Semana Santa de Cuenca, es de destacar la del “Jesús de las 6”, que procesiona la noche de Turbas. Sus puertas de entrada, colocadas en el año 2000, despertaron suspicacias por su rompedor diseño en pizarra, acero y bronce, obra del artista Miguel Zapata.

Museo de la Semana Santa

 title=
1.
 title=
2.
 title=
3.
 title=
4.

Museo de la Semana Santa: Esta es la representación de la mayor tradición conquense. La Semana Santa, tiene desde 2005 un lugar donde expresar el sentir religioso de los ciudadanos. Con fotos, reportajes e incluso imágenes de nuestras procesiones acercan al turista a la semana grande de Cuenca, declarada de Interés Turístico Internacional y de gran arraigo social. Situado entre las Calles Alfonso VIII y Del Peso éste puede ser una buena opción para complementar su visita y profundizar en la cultura conquense.


A este maravilloso plano urbanístico de laberínticas callejuelas se le une la placidez de poder caminar por paseos junto a los ríos  divisando la grandiosidad del Casco Antiguo de Cuenca desde todas sus perspectivas. Por el lado norte, la ribera del Río Júcar comienza desde El Puente de San Antón con la espléndida Iglesia de La Virgen de la Luz. Con doble margen de paseos a ambos lados y carril bici también podréis divisar La Iglesia de Las Angustias y La Iglesia de San Miguel. En el sur el Río Huécar conduce desde la parte baja de las Casas Colgadas y el Puente San Pablo por la coloreada Calle Tintes hasta su desembocadura en el Puente de La Trinidad, cercano a San Antón.

Iglesia de la Virgen de la Luz

 title=
1.
 title=
2.
 title=
3.
 title=
4.

Iglesia de la Virgen de la Luz: Templo de culto de la patrona de la ciudad. Esta imagen de Virgen Negra de origen medieval se rodea de una decoración de estilo rococó sobre un marco espectacular como es esta basílica. Construida entre los siglos XVI y XVIII por Martín de Aldehuela cuenta con doble puerta una de ellas herencia plateresca del antiguo convento que hubo en el lugar. Este templo destaca por su gran cúpula elíptica decorada al fresco en el interior y rematada con linterna y por su fachada con doble campanario simétrico.


Situada en la parte baja junto al Río Júcar goza de una situación privilegiada para divisar la ciudad desde el Puente de San Antón.


Puente de San Antón

 title=
1.
 title=
2.
 title=
3.
 title=
4.

Puente de San Antón: Formado por dos arcos de medio punto unen el popular barrio de San Antón con el resto de la ciudad. Fue levantado en el s. XVIII sobre una estructura de puente medieval y tras varias rehabilitaciones ha llegado prácticamente en el mismo estado hasta nuestros días.
Fuera de esta zona amurallada se encuentran los antiguos arrabales de Los Tiradores, San Antón y El Barrio de El Castillo, conservando su antigua esencia y con carácter familiar. De gran importancia es el último citado pues las vistas desde la zona son impresionantes.